Actualizado a 17/02/2005


El filtro "Low Pass"
 ("Paso bajo")








Una de las limitaciones de las cámaras digitales convencionales es su tendencia a producir colores falsos. Aprovechándose de sus conocimientos y experiencia en el campo de la óptica de precisión, Canon ha desarrollado una nueva aproximación para resolver este problema.

Algunos materiales pueden tener una trama muy prieta, regular y sobre todo, repetitiva. Visto de cerca, esto puede aparecer como una serie de tiras alternativas separadas por sombras oscuras entre las tramas. Cuando la inclinación de esta trama está próxima a la de la inclinación de las líneas de la trama de los píxeles del captador de imagen de la cámara digital, la luz procedente del sujeto activará sólamente unas filas de píxeles concretas. El captador producirá colores falsos, que pueden variar con la inclinación o el movimiento lateral de la cámara.

Estos colores falsos aparecen como curvas de nivel en la imagen, conocidas como “moire”, que es el nombre de una tela que era muy empleada antaño para cortinajes, apreciados precisamente por producir ese tipo de interferencia. También son susceptibles de causar este efecto los diseños geométricos de sujetos distantes.

Para combatir los efectos del “moiré”, los fabricantes de cámaras suelen utilizar los denominados “filtros de paso bajo” (low pass filter), a fin de desenfocar ligeramente la luz entrante. Pero la utilización de un único filtro sólo permite desenfocar una pauta en una dirección, lo que hace que muchos colores falsos queden sin corregir. Además, esta aproximación se concreta en la práctica en una disminución de la resolución que sería capaz de ofrecer un sistema óptico, o si se prefiere, la cámara.

La aproximación de Canon a la resolución del problema, es la utilización de un exclusivo filtro de paso bajo de tres capas. La primera capa o filtro, polariza y separa la luz entrante verticalmente, exactamente en un intervalo de un píxel. A fin de separar, acto seguido, la luz horizontalmente, se deberá haber despolarizado la luz. Esto se consigue mediante un segundo filtro conocido como "placa de fase". Se trata de un dispositvo óptico tal como el empleado en los filtros de polarización circular. El tercer filtro de paso bajo polariza la luz por segunda vez, separándola ahora sólo horizontalmente.

De esta forma, la luz entrante se extiende con precisión en un píxel, tanto en la dirección vertical como en la horizontal.

Este desenfoque deliberado tiene el efecto de eliminar o al menso reducir el riesgo de ocurrencia del moiré. No obstante, salvo que se compense dicho desenfoque, también produce el efecto de reducir la nitidez de la imagen. Para conseguir una compensación adecuada, se requiere no obstante una serie de algoritmos excepcionalmente complejos que requieren una gran potencia de procesado, siendo ésta una de las razones por las que, según Canon, los fabricantes de la competencia tienen problemas para resolver el problema del "moiré".
Parece ser cierto que una de las mayores ventajas de Canon, aparte de ser fabricante integral de todos los componentes, es la gran capacidad de cálculo de su procesador “DIGIC II”, específico para imagen, el cual es utilizado para realizar las rutinas de corrección más avanzadas y garantizar las ventajas de la resolución del sensor sin introducir limitaciones importantes en el funcionamiento de la cámara.

El resultado son imágenes de alta resolución con una extraordinaria precisión de la reproducción del color.

(Adaptado, por Valentín Sama, a partir de información originaria de Canon Inc.)




Indice de Laboratorio Digital